Smart Human City

Una ciudad para todos

La ciudad inteligente o smart city es aquella que es capaz de responder a las necesidades básicas de las personas, organizaciones y entidades que acoge tanto en el plano económico como social y ambiental. Se trata, por tanto, de una ciudad que funciona y crece con criterios de sostenibilidad.

Este concepto en pleno desarrollo tanto teórico como práctico está destinado a configurar un futuro mejor para los millones de personas que están destinadas a vivir ahora y en el futuro en un entorno urbano.

Y es que actualmente más de la mitad de las personas vive en ciudades y se espera que esta proporción crezca hasta un 70% en 2050. Una progresión imparable según el Consejo de Edificios Altos y Hábitat Urbano (CBTUH), que estima que en 2020 habrá 212 ciudades con más de un millón de habitantes en Asia (121 en China), 59 en India y 46 en EEUU y que estas cifras seguirán incrementándose en la siguiente década. Por tanto, el reto es inédito y apremiante.

Lograrlo pasa por desarrollar esta visión de la ciudad con fuertes dosis de innovación en todos los sentidos, desde el uso de las Tecnologías de la Información y la Comunicación, hasta la aplicación de nuevos modelos de gobernanza, pasando una por una gestión extremadamente eficaz de los recursos.

Sin embargo, desde Fundación ONCE, se considera fundamental no perder el foco de las personas en todo lo relativo a smart city y así promueve ir más allá con un término que reconozca esta prioridad: la Smart Human City.

Cualquier modelo de desarrollo para ser sostenible debe situar a la persona en el centro y lograrlo pasa de forma imprescindible por considerar la accesibilidad como un elemento transversal.

Smart Human City propone un nuevo paradigma de estrategia urbana considerando a la ciudad como un sistema complejo y dinámico cuyo objetivo más importante es el bienestar de TODOS sus ciudadanos.

Los conceptos que sustentan una Ciudad Inteligente e Inclusiva son la igualdad y la flexibilidad en el acceso y uso de los servicios prestados, bien a través de sistemas tradicionales, bien a través de las TIC. En esta dimensión la accesibilidad como elemento transversal juega un papel fundamental.

Una ciudad inteligente e inclusiva tendrá en cuenta el concepto de accesibilidad universal, entendido estrictamente como “la condición que deben cumplir los entornos, procesos, bienes, productos y servicios, así como los objetos o instrumentos, herramientas y dispositivos, para ser comprensibles, utilizables y practicables por todas las personas en condiciones de seguridad y comodidad y de la forma más autónoma y natural posible”. La accesibilidad universal presupone, que todos los procesos –sean de creación, ejecución, mantenimiento o uso de los espacios, productos y servicios- deben producirse de forma continua y sin rupturas, siguiendo lo que se denomina cadena de accesibilidad.

En concreto, los objetivos específicos dentro de una Smart Human City son:

  • Diseñar un nuevo concepto de ciudades para todos que promuevan la competitividad de las mismas como lugar de vida, trabajo y turismo.
  • Desarrollar nuevos servicios para todos, públicos y privados, promoviendo el lanzamiento de nuevas prestaciones, nuevas empresas y mayor empleo a través de las TIC.
  • Adaptar las infraestructuras existentes para que sean para TODOS: Vivienda, transporte, puestos de trabajo, educación, cultura, consiguiendo un consumo de energía más eficiente.
  • Promover todos estos proyectos desde el impulso del emprendimiento y el empleo.
  • Capacitar a las personas en riesgo de exclusión para que sean ciudadanos de pleno derecho.

La Fundación ONCE ha trabajado activamente durante 2014 por impulsar el concepto Smart Human City en todos aquellos ámbitos donde se está analizando y desarrollando el enfoque smart city, tanto en España como en Europa, con especial foco en la colaboración con las administraciones públicas y las entidades académicas. Así, destaca de este ejercicio la contribución al proyecto RIS3 dedicado a la Estrategia de Especialización Inteligente de Canarias, los acuerdos de colaboración con entidades como la Red Española de Ciudades Inteligentes, o el lanzamiento en noviembre del primer Máster en Smart City Accesible desarrollado con la Universidad de Jaén.

*Parte de la información aquí recogida proviene del artículo "Congreso Ciudades Inteligentes: Smart Human City" presentado y publicado en el Libro de Comunicaciones del I Congreso Ciudades Inteligentes por los autores María Josefa Álvarez, Carlos Sánchez y Javier Blázquez, Fundación ONCE. José Luis Borau, María Medina, Lourdes González, Manuel Ortega y Roberto Torena , Ilunion AEP.

Ir al inicio del contenido